martes, 4 de febrero de 2014

Star Gordo y sus galácticas aventuras


   Era el mes de junio del 2.004, en su tercera semana; pocos días más tarde de cumplir 41 años. Sentí unas fuertes ganas de escribir relatos, sobre todo, de ficción y fantasía. Parecía como si Dios me hubiese hecho un regalo por mi cumpleaños, pero lo quisiera hacer sin que se notara. Como es natural, te sientes inquieto, incómodo, asustado. Ese es un sentimiento que te acompaña, cada vez que haces algo, por primera vez.

  Un día, tal vez de julio, de ese bendito 2.004, mi inspiración me llevó a crear un relato que mezclara la ciencia ficción con el humor. De ahí, nació, "Star Gordo". "Star", por "star wars" y "Gordo", por el héroe de los cómics de los años cuarenta, "Flash Gordon". Pero a medida que iba escribiendo, iba notando que era mejor hacer un relato serio, en vez de uno de humor. Pero de ninguna manera iba a a cambiarle el nombre. Ya me había hecho a la idea, de que el protagonista principal, se iba a llamar así. En esta ocasión, Star Gordo, sería el seudónimo de un hijo de terrestres, llamado "Tonio Saincho", que vivía en un planeta de otra galaxia.

   Star, por las estrellas, y Gordo por el físico. La combinación de la fantasía con la realidad, le traería suerte. La acción se desarrolla en el "Binomio Galáctico", llamado así, por estar compuesto por dos galaxias vecinas, divididas. que durante un breve conflicto con unos extraterrestres se unieron, y tomaron ese nombre.

 Los comerciantes y contrabandistas de ambas galaxias aterrizaban, discretamente, en nuestro planeta, se hacían amigos de los habitantes, y comerciaban con ellos. Algunos, los traían a los planetas del Binomio, prometiéndoles que allí estarían mejor; sobre todo, en el planeta "Teluria". Pero no pocos de esos transportistas eran esclavistas sin escrúpulos, que los vendían para trabajos forzados a las minas situadas en los asteroides. 

   La familia de Tonio, y él mismo, habrían corrido esa suerte, pero la abundancia de niños pequeños en la nave, hizo que los contrabandistas se compadecieran de ellos, y los abandonaran en una región semi arruinada, y sin futuro. La familia de Tonio se las apañó como pudo, hasta que éste se quedó solo, con su borracho y despilfarrador tío; el cual controlaba el dinero de la herencia a su favor, dejando a su sobrino las migajas. Este, harto de su negativa a dejarlo marchar a Teluria, decide escapar a escondidas. Durante el trayecto se ve involucrado, muy a su pesar, en una serie de sucesos que convertirán su búsqueda de la felicidad, en una inesperada aventura espacial.
    
   Entre 2.004 y 2.008, escribí mucho sobre Star Gordo. De hecho, era mi personaje estrella. Pero en el 2.009, la inspiración me llevó hacia otro lado. Acababa de nacer el hada Mercurita, de quien hablaré más extensamente, en otro artículo. 

  Además de la serie "Star Gordo" creé otra, llamada "Crónicas del Binomio Galáctico" que trataba de los sucesos vividos por personajes del entorno del protagonista. De vez en cuando, salía Star Gordo, pero su papel era más modesto. 

   Tuve algunas dificultades en escribir las aventuras, pues parece que el documento Word en el que las escribí, estaba mal configurado, además de ser de una versión obsoleta. Tuve desesperantes problemas con la alineación de las palabras, hasta que en el año 2.011 hice un cursillo de diseñador gráfico, y aprendí a usar el programa "InDesign". A eso hay que añadir que hasta el año 2.008 no se me ocurrió intentar comercializarlas. Escribía porque me gustaba, y ponía mis textos en unos blogs, que en aquella época eran muy inestables, y se bloqueaban por cualquier excusa, por culpa de la mala calidad de los servidores. 

   Entre una cosa y la otra, lo cierto es que hasta la fecha (febrero 2.014) solo la primera aventura de Star Gordo (Las aventuras de Star Gordo; un universo de esperanzas) está en condiciones de ser comercializada. Poco antes de escribir sobre Mercurita, añadí un par de aventuras más.

   Espero poder encontrar tiempo para todo, y editar todos los textos.

   Con frecuencia, para promocionar mis obras, pongo las imágenes de Star Gordo y Mercurita, juntos. Hasta el momento, cada uno tiene sus propias aventuras, y van por separado. Pero no descarto que la hadita use sus facultades para viajar a otros planetas, y se cruce con él. En ese caso, el encuentro puede ser irritante para el bueno de Star, pues ambos tienen personalidades distintas, y ella no dejaría de buscarle las cosquillas por un motivo, o por otro. Como ya digo, es solo una posibilidad, no un proyecto. Pero me atrae que dos personas así, sean protagonistas de alguna historia.

   De todas maneras, hice un añadido en "Un universo de esperanzas" para facilitar ese supuesto encuentro. Puse a una niña patinadora muy aguerrida y con una envidiable puntería, que lanzaba objetos a unos agentes corruptos, salvando a Star Gordo de ser rodeado por varios de ellos. Esa niña, evidentemente, sería Mercurita, que cuando pasado un tiempo se cruzara de nuevo con Star, le diría, inmodestamente, algo parecido a ésto:

     "¿No te acuerdas de mí, despistado? Yo soy esa niña que te defendió de la Policía Sideral".